domingo, 13 de mayo de 2012

Narrativa Pedagógica en la Práctica Docente


Adaptarme, adaptarla y adaptarlos


Mi nombre es Silvina Pautasso, soy estudiante del Profesorado en Educación Inicial en la Escuela Superior Normal 10 “Juan Bautista Alberdi”, estoy cursando el último año y me encuentro trabajando en un jardín que me dio la posibilidad de aprender y poner a prueba mis conocimientos, y además, me brindó la oportunidad de conocerla a ella, a “Coni”.

Al comienzo de este año, 2012, me indicaron que Sala Azul (dos años) iba a ser mi sala, yo iba a ser la maestra titular, por lo que, montones de ideas afloraron en mi mente, como por ejemplo: las actividades a desarrollar en el período de iniciación; las técnicas a utilizar relacionadas con artes visuales; las masas que podría presentarles para trabajar con la tridimensión, y a su vez, trabajar con modelado; los juegos de encastre que podría preparar utilizando material desechable; la secuencia de dáctilo-pintura, entre otras. Luego estas ideas fueron traspasadas a papeles que finalizaron siendo firmados por el equipo directivo. Un solo tema me preocupaba, el período de adaptación, no sabía cómo debía abordarlo: que juegos presentar, que recursos y estrategias utilizar para lograr adaptar a los chicos de una forma que no sea vivenciada por ellos como algo traumático. No me sentía del todo segura y tranquila ya que era algo nuevo dentro de mi experiencia docente, de todas formas, intenté no paralizarme por el miedo frente a esta nueva circunstancia, sino que, comencé a buscar en libros, enciclopedias, preguntarle a personas con más experiencia, cómo debía abordarlo. La información que pude recopilar consistía en: realizar más que nada juegos grupales, jugar con pelotas, sábanas, títeres, realizar diferentes actividades para ver cuáles les gustaban más y ahondar en las mismas para favorecer esta instancia de adaptación (estas fueron más que nada las relacionadas con artes visuales). Otras actividades a desarrollar serían: pedirle a cada uno que traiga un objeto significativo para ellos para que lo presenten al grupo de pares, y también yo presentarles un objeto, el cual llevaría cada uno a su casa para luego contar la aventura vivida con el mismo o simplemente las acciones realizadas. Todas las actividades a realizar fueron avaladas por el equipo directivo, cosa que provocó en mí mayor seguridad ya que parte del camino estaba recorrido y sólo debía esperar a que el período de adaptación comenzase.    

El lunes era el comienzo del inicio de clases, me encontraba en la plaza blanda con varios niños nuevos, entre ellos estaba Coni. Algunos no presentaron grandes dificultades para separarse de sus padres cuando los invité a entrar a la plaza blanda conmigo y jugar con las pelotas, esto mismo pasó los siguientes días, cuando los invitaba a realizar una actividad siempre estaban dispuestos a realizarlas. Al principio los padres de los niños se quedaban en el mismo espacio donde los niños junto a mí se encontraban, se ubicaban en un espacio visible con el fin de que los niños no se sintiesen abandonados. A medida que fueron pasando los días los niños se quedaban más tiempo dentro de la institución; las actividades las comencé a desarrollar en la sala, en un primer momento los padres se encontraban dentro de la misma pero al pasar los días fueron ubicándose fuera de la sala y entrando a la misma sólo cuando consideraba yo que era necesario, debido a la angustia presentada por el niño por no ver a su progenitor presente. Así fue como estos niños comenzaron a disfrutar de la jornada en el jardín y se adaptaron a este nuevo espacio de aprendizaje, o mejor dicho, a esta nueva institución. Este no fue el caso de Coni, a ella no le gustaba jugar conmigo ni con sus compañeras, necesitaba estar constantemente con su madre o con sus abuelos. Así es, con su madre o sus abuelos, había días que venían los tres, cuando les alerté que la adaptación la debía realizar solo uno, cada día venía uno diferente, cosa que tampoco ayudaba al proceso de adaptación. Coni necesitaba constantemente estar en contacto con el familiar que la acompañaba, si alguno de ellos debía ir al baño o separarse de ella algunos minutos, comenzaba a llorar, patalear y gritar.

Pasaron tres semanas y me sentía frustrada porque no había logrado lo que me había propuesto, Coni todavía no se quedaba en la sala sin que el familiar se encuentre presente, no me dejaba acercarme mucho, no dejaba que sus compañeros se acerquen, si alguien se acercaba a ella respondía mordiéndolo, no jugaba, no pintaba, no cantaba, no hacía las actividades propuestas si no era con su familiar. En varias oportunidades intenté hablar con la familia pero hacían caso omiso a lo que les decía, esto me enojaba porque no respetaban las indicaciones que como docente de la sala les daba, yo sentía que no respetaban mi criterio profesional. En una oportunidad hablé con la madre y le pedí que sólo uno de todos los familiares viniese a realizar el período de adaptación ya que de esa manera se iba a lograr el proceso en mejores términos, ya que un día avanzábamos y al otro día con la presencia de otro familiar retrocedíamos. Pareciese que la madre no quedó del todo conforme con mi explicitación, por lo que, luego llamó al jardín para hablar con la directora de la institución y mencionarle lo que yo le había comentado para ver cuál era su opinión en base a mi pedido; la directora estuvo de acuerdo con mi criterio y mi justificación por lo que la madre comenzó a respetar el pedido y sólo venía la abuela a realizar junto a Coni el proceso de adaptación. Superado un obstáculo, comenzaron a presentarse otros, cuando Coni lloraba porque quería un juguete o porque tenía hambre o por lo que fuese, yo me acercaba a ella y la agarraba en brazos con el fin de resolver el problema que se le había planteado, y además, mi objetivo también era crear un vínculo con ella, demostrarle que dentro de la institución escuela contaba con una docente que se ocuparía de ella e intentaría que esté cómoda, satisfecha y la ayudaría a construir aprendizajes significativos. Sin embargo, la abuela al ver que Coni lloraba instantáneamente se acercaba y me la sacaba de los brazos, se excusaba diciendo “Si Coni llora mucho después le agarra tos y tiene mocos, prefiero agarrarla yo”. En otra oportunidad estábamos jugando en el patio, Coni quería subirse al sube y baja pero éste estaba ocupado por otros dos compañeros. Coni comenzó a llorar e indicar que quería subirse al juego, yo le dije que en ese momento había dos compañeros jugando ahí, que podía jugar con otro juego hasta que alguno se bajase y ella pudiese subir.  Coni respondió a esto mordiendo a un compañero, en ese instante me acerqué a ella y le comencé a decir que lo que hizo estaba muy mal, que no debía morder, ni patear, ni tirar del pelo porque a ella tampoco le gustaría que le hagan eso, acto seguido le dije que debía pedirle perdón al compañero que había mordido, en ese instante, vi que la abuela se acercó a donde nos encontrábamos, ella se ubicaba en la otra punta del patio, la retó y la pegó. En ese momento le dije a la abuela que no volviese a hacer eso por lo menos en el jardín, ya que en la institución familia, es decir, fuera de la escuela ella como abuela podía hacer todo lo que considerase correcto con Coni; sin embargo dentro de la institución escuela no se avala la agresión física de ninguna manera. Es el día de hoy que no sé lo que pensó la abuela en ese momento, o como tomó mis palabras, porque luego de decirle eso se dio media vuelta y volvió al lugar donde en un principio estaba sentada. Intenté agarrar a Coni en ese momento pero ella no quiso, estaba llorando y salió corriendo al lugar donde su abuela se encontraba. En varias oportunidades hablé con la abuela y le dije que no debía obligar a Coni a jugar o a realizar todas las actividades propuestas porque hay veces que los niños necesitan primero observar para luego integrarse, también le dije que no debía decirle que si no se ponía a jugar con otros compañeritos no iba a ver más a su mamá, que no debía sacármela de los brazos porque sino así se me iba hacer muy difícil poder crear un vínculo afectivo junto a ella, entre otras cosas. Frente a las acciones producidas por parte de la abuela de Coni hacia ella y hacia mí (no respetaba mi criterio para realizar las cosas porque por más de que le decía lo que debía dejar de hacer, lo seguía realizando) cada vez me sentía más molesta, y por más de que lo intentase no lograba formar un vínculo afectivo con Coni, ella no estaba dispuesta a abandonar a la abuela para acercarse a mí y yo, entiendo ahora que, tampoco estaba dispuesta a acercarme a ella.

Una mañana, el equipo directivo me pide una reunión y me muestran su disconformidad con respecto a la integración de Coni, ya que la madre de ella se había comunicado con ellos diciendo “la maestra no le da bola a mi hija”. Esto generó en mí un gran malestar, por un lado me sentía decepcionada de mí misma, tal vez era yo la responsable de su no adaptación, tal vez no me había acercado lo suficiente a Coni, tal vez no me había impuesto de una manera fuerte frente a la abuela y había justificado de forma clara las cosas que ella no debía hacer para favorecer la integración de Coni. Por otro lado, me sentía enojada ya que hubiese esperado que la madre de Coni hablase conmigo y me preguntase lo que yo creía y no directamente hablar con el equipo directivo. De todas maneras, lo que peor me hizo poner fue el sentir que había una competencia entre la Familia y yo, y esto me pareció muy absurdo ya que tanto ellos como yo nos encontrábamos ahí por la misma razón, ellos particularmente por Coni y yo por todos los miembros del grupo. Nuestro trabajo debía ser en conjunto porque ambas instituciones somos significativas para Coni y requiere de ambas para formarse como ciudadana y para crecer como persona. Luego de la reunión con los directivos, al fundamentar los por qué de la no adaptación y al pensar todo esto que explicité anteriormente, vi que venía Coni de la mano de su mamá, opté por dejar de lado los sentimientos de malestar y la guerra absurda; aproveché esa oportunidad para comunicarle a la mamá de Coni, los por qué de la no adaptación, le pedí disculpas por si en algún momento no se sintió bien o sintió que yo no estaba respetando a Coni como integrante del grupo. Ella estuvo de acuerdo en todo lo planteado y me pidió disculpas por no haber respetado mi criterio como docente de la sala y también se disculpó en nombre de la abuela de Coni. Optamos porque se vaya y deje a Coni en la sala sin ningún adulto de su entorno familiar que la acompañe, estoy segura que esta no era la mejor forma de adaptar a Coni ya que para ella se produciría un cambio muy brusco, de repente pasaba a estar una carga horaria importante dentro del jardín sin poder ver al adulto significativo para ella que de cuenta de que no la abandonarían, pero ya ningún miembro de la familia podía realizar el proceso debido a que todos debían volver a sus trabajos. En ese instante, Coni comenzó a llorar y a gritar, me acerqué a ella para contenerla,  sentía dentro de mí esa molestia que todavía no podía sacarme, pero todo cambio cuando me acerqué y Coni me abrazó. En ese momento el sentimiento cambió, Coni se volvió una nena súper especial para mí como yo para ella. Pudimos crear un vínculo afectivo significativo. Empezó a darme besos y abrazos, los cuales se fueron intensificando día a día. A su vez, la relación con su familia también cambió, el trato comenzó a ser más cordial y ahora frente a cualquier duda me lo consultan directamente a mí, ya no apela a un intermediario.

Después de ese día, donde pudimos aclarar los tantos, Coni entraba llorando, pataleaba, intentaba escaparse y no quería comer, esta puede ser una de las reacciones que adopten los niños durante el período de adaptación con el fin de mostrar su rechazo, llamando la atención de los adultos a cargo de ella.  

Hoy por hoy no puedo salir de la sala porque sino Coni llora y no se calma hasta que me ve, lo mismo sucede para dormir, no puede dormirse si no me agarra la mano o la pierna, y si se despierta y no estoy comienza a buscarme llorando hasta que me encuentra. Ahora me toca trabajar con ella el tema del apego hacia mí.  

Considero que este fue un momento donde se llevaron a cabo varias adaptaciones: una de ellas fue la adaptación de Coni, adaptarla a la sala, a las actividades, al jardín, a los compañeros, a mí; por otro lado adaptar a los padres, haciéndolos sentir seguros demostrándoles que la persona que está a cargo, por alguna razón está y por último, adaptarme yo a mi nueva sala, con nuevos nenes y nuevos desafíos.

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Excelente narrativa maestra, además de muy focalizada.

    ResponderEliminar
  3. Excelente nivel de detalle y de reflexión. ¿Felicitaciones ! ( soy profesora de residencia)

    ResponderEliminar